Me llamo Rosita, he nacido en Monteriggioni, en el interior de una muralla medieval, citada por Dante en la Divina Comedia; ahí he pasado mi infancia y juventud, hasta el matrimonio con mi marido Luciano, del que he tenido dos gemelos. Siempre he amado el campo y la vida del campo. Depués he vivido en Toscana, pero en la ciudad, aunque de provincia. Al final de los años 90 he coronado el sueño de ir a vivir, con mi marido y mis dos hijos, en una casa en campo abierto, en un lugar encantador. Ahí hemos creado también nuestra pequeña y familiar estructura de recepción, compuesta por sólo cuatro apartamentos. Transcurro en la Tenuta la Cipresseta, ahora ya sólo con mi marido, la mayor parte de mi vida.

La elección de comprar la propiedad con la familia ha derivado del amor por el campo. Ir a vivir en el Chianti Classico ha sido como realizar un sueño; enseguida hemos sido seducidos por esta bellísima tierra, por el paisaje, por la naturaleza del lugar (reserva natural de la Cipresseta de Sant'Agnese). Cuando hemos visto la posición del inmueble, el paisaje, el bosque de cipreses, la vista sobre las viñas, sobre los cipreses, nos hemos quedado asombrados y encantados. La casa presenta un particular encanto; hemos realizado la estructura de manera de crear un ambiente particular y acogedor, con la voluntad de hacer apreciar a nuestros huéspedes el campo toscano y la vida relajadora y natural.

Ventajas

Nuestra villa está idealmente situada en el corazón del Chianti Classico, para poder visitar toda la zona y los principales centros de la Toscana. Para llegar a San Gimignano, Siena o Florencia, no hay que afrontar kilómetros de curvas, en poco tiempo y con calles cómodas se puede y se aconseja de llegar a las ciudades, para una cena o un paseo después de la cena; al mismo tiempo la casa está situada en el verde, en un lugar aislado y natural, sin el mínimo ruido, sea por el día que por la noche.

Cada apartamento tiene de frente el jardín privado, al mismo nivel, con entrada directa y accesorios completos para comer y relajarse; el jardín privado ofrece un espacio ideal, con privacidad y oportunidades para relajarse (o para la diversión de los niños). Es posible gozar de tres parrillas en el espacio común para vuestra cocina al aire libre (cocinando la comida con la leña del lugar). Cada apartamento dispone de interiores verdaderamente confortables y curados, con todo lo necesario para haceros sentir como en vuestra casa. Los apartamentos son sólo cuatro y esto garantiza la tranquilidad y la posibilidad de usar la piscina con un número de personas limitado. En síntesis las ventajas de la estructura son

  • no somos una grande estructura turística, con muchos huéspedes, y esto favorece también el uso de las partes comunes y en particular de la piscina
  • estamos, con toda probabilidad, en la mejor posici´pn de la zona del Chianti para visitar la Toscana y las principales ciudades
  • intentamos mantener un buen precio para la calidad ofrecida